top of page
Buscar
  • Foto del escritorsalud y familia

Porphyromonas gingivalis: La bacteria silenciosa que acecha a tu cerebro

Por el Dr. Javier Romero


En las profundidades de la boca, entre las encías y los dientes, se esconde una

amenaza silenciosa para la salud mental: la bacteria Porphyromonas

gingivalis. Este microorganismo, conocido por causar enfermedades

periodontales, ha sido recientemente vinculado con el desarrollo de

enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y otras afecciones

mentales.

Un villano inesperado:


La Porphyromonas gingivalis no se limita a atacar las encías. Esta bacteria tiene

la capacidad de migrar desde la boca al torrente sanguíneo, llegando hasta el

cerebro. Allí, libera toxinas y moléculas inflamatorias que pueden contribuir a la

muerte de las células cerebrales y a la formación de placas amiloideas,

características del Alzheimer.


Más allá del Alzheimer:


Los estudios también han encontrado una asociación entre la Porphyromonas

gingivalis y otras enfermedades mentales como la enfermedad de Parkinson y

la depresión. Se cree que la bacteria puede afectar el sistema inmunológico y la

producción de neurotransmisores, lo que a su vez podría contribuir a estos

trastornos.


La importancia de la higiene bucal:


La buena noticia es que entre tú (paciente) y yo (odontólogo) podemos tomar

medidas para protegernos de la Porphyromonas gingivalis y sus efectos

nocivos. Una higiene bucal adecuada es fundamental para controlar la placa

bacteriana y prevenir la enfermedad periodontal.


Recomendaciones para una buena higiene bucal:


● Cepillarse los dientes después de cada comida durante al menos cinco

minutos.

● Usar hilo dental para eliminar la placa entre los dientes.

● Enjuagar la boca con un enjuague bucal antiséptico una vez al día.

● Visitar al odontólogo para revisiones y limpiezas profesionales regulares.


Más allá del cepillo de dientes:


Además de la higiene bucal, es importante mantener un estilo de vida

saludable que incluya una dieta equilibrada, ejercicio regular y control del estrés.

Estos factores también pueden ayudar a reducir la inflamación y proteger el

cerebro de los efectos nocivos de la Porphyromonas gingivalis.


Conclusión:


La Porphyromonas gingivalis es una amenaza silenciosa que no debemos

subestimar. Cuidar nuestra salud bucal no solo es importante para tener unas

encías sanas, sino que también puede ayudar a protegernos de enfermedades

neurodegenerativas y otras afecciones mentales. ¡Toma el control de tu salud

bucal y protege tu cerebro!


Recuerda:


● La Porphyromonas gingivalis es una bacteria que se encuentra en la boca

y está relacionada con la enfermedad periodontal.

● La Porphyromonas gingivalis puede migrar al torrente sanguíneo y llegar

al cerebro, donde puede contribuir al desarrollo de enfermedades

neurodegenerativas como el Alzheimer.

● Una buena higiene bucal es fundamental para controlar la Porphyromonas

gingivalis y proteger la salud mental.

● Mantener un estilo de vida saludable también puede ayudar a reducir la

inflamación y proteger el cerebro.


¡Cuida tu boca, cuida tu mente!

256 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page